Francisco Viñas en el Parsifal de Ricardo Wagner

FRANCISCO VIÑAS EN EL PARSIFAL DE RICARDO WAGNER

Francisco Viñas fué el artista preferido para la creación del personaje Parsifal en España, obra que constituía la máxima ilusión de su vida artística y a la cual se entregó con el mayor entusiasmo.

Antes de representar esta ópera, hizo un estudio concienzudo de tan grandioso drama, que fué el que más inmortalizó a Wágner, estudiando en Bayreuth, Munich, Berlín, esta magna obra con gran riqueza de detalles. Su estudio fué tan profundo que le permitió escribir numerosos artículos en diferentes periódicos sobre el Parsifal, principalmente en El Noticiero Universal, de Barcelona.

Al presentarse en el Liceo con esta obra inmensa llamó la atención su unción particular, la identificación completa del personaje; Viñas llegó a emocionarse extraordinariamente con esta obra divina, que simboliza la redención humana. El éxito más grandioso coronó sus esfuerzos; fué aquélla una noche sublime, que no han olvidado jamás los liceístas. Poco después se despidió del público madrileño con esta misma ópera, confirmando la impresión que dejó en el de Barcelona.

En Italia y en el Gran Teatro de Pisa, fué donde dio las últimas funciones de su carrera artística con Parsifal. He aquí la reseña que de ellas hizo Il Messaggero Toscano:

En el curso de las memorables representaciones de Parsifal nos hemos preguntado muchas veces: ¿Qué fascinador secreto emana de la persona de este artista ilustre, que ha subyugado el ánimo de nuestro pueblo, imponiendo a todos su interpretación poderosa del místico drama?

Tiene voz dulcísima y potente, su gesto es majestuosamente solemne, y posee un perfecto conocimiento de la escena. Pero estas cualidades, si podían determinar el gran éxito obtenido, no son suficientes a explicarnos el efecto sobrehumano que él sabe sacar de la música wagneriana. iNo es sólo cuestión de voz, ni de escena! Hay en el comendador Viñas una compenetración tan perfecta con el sagrado misterio que representa, una tan alta comprensión demuestra poseer de la altísima significación del drama, que su voz, la figura y plasticidad de su persona, reciben de este sentimiento profundo una nueva y más bella luz, una vida más ardiente, más intensa. No es una ejecución musical la suya; más bien, sí, un rito augusto y divino que cumplía, al cual toda su alma estaba dispuesta.

Difícilmente nos es dado encontrar un artista que sienta tan profundamente la nobleza de su cometido, y nosotros estamos orgullosos de que a Pisa le haya cabido la suerte de oir al señor Viñas, cuya interpretación del Parsifal, grande y solemne, nunca olvidaremos.

El pueblo pisano le manifestó anoche toda su admiración y gratitud: los aplausos fueron imponentes; se le ofrendaron coronas y regalos de gran valor artístico.

Reciba el ilustre artista nuestro cariñoso saludo, y que el augurio y admiración nuestra le acompañen en sus triunfos.

La empresa de nuestro Gran Teatro ha tenido la feliz idea de dedicar la séptima función del Parsifal en honor del eminente artista español, el comendador Francisco Viñas.

FUENTE:
PARSIFAL. LEYENDAS DEL SANTO GRAAL Y DE PARSIFAL
Francisco Viñas, intérprete de los dramas wagnerianos
Barcelona 1934

Contáctanos