Contáctanos

Acceso Usuarios

“El caso Wagner” y “Nietzsche contra Wagner” . Cronología introductoria a:

El caso Nietzsche. Un problema psicológico Por Richard Pohl

El caso Wagner. Un problema para amantes de la música, de F. N. Por Carl Spitteler

El desvío nietzscheano de Wagner Por Joseph Victor Widmann

Nietzsche-Wagner Por Peter Gast, pseud. de Heinrich Köselitz y Ferdinand Avenarius

Mis relaciones con Nietzsche (de observaciones a El Caso Wagner de Nietzsche) Por Carl Spitteler

Recordatorio: introducción a Niestzsche contra Wagner de Manuel Barrios Casares

 

1886

21 de febrero de 1889, carta de Naumann a Franz Overbeck: «Cuando el Prof. Nietzsche me visitó la última vez [mayo de 1886], le invité a escribir, antes de la publicación de su “transvaloración”, algunos pequeños opúsculos, baratos de lanzar, en lo que se refiere repetidamente a su obra capital; él aceptó la idea de inmediato y me aseguró que la llevaría a cabo. No creo que sea apenas necesario ni justificar ahora que con ello pensé en el “Caso Wagner”, aunque más bien eran opúsculos del tipo del “Crepúsculo de los ídolos” los que tenia en mientes. Es un hecho en contra que el “Caso Wagner” ha revitalizado extraordinariamente el interés por el profesor Nietzsche en amplios círculos, así como el “Crepúsculo de los ídolos” no hará menos en otras esferas. Donde mejor se manifiesta esto es en la buena situación económica de la editorial».

29 octubre, carta a Franz Overbeck: «Es admirable lo fielmente que todos estos seguidores de Wagner [se refiere a Widmann, amigo personal de Brahms] continúan vinculados a mí; creo que saben que hoy todavía me siento tan allegado como ayer al ideal al que se sentía allegado Wagner -¿qué importa que haya tenido que tropezar con lo mucho humano- demasiado humano que el propio Wagner ha ido poniendo en el camino de su ideal?».

1888

22 de agosto: carta a Meta von Salis: «El “panfleto” contra Wagner (- del cual, dicho sea entre nosotros, estoy orgulloso) corresponde en todo lo esencial a Turín [primavera de 1888] y fue propiamente esa recreación auténtica, óptima, que uno podía permitirse en medio de cosas difíciles».

24 de agosto: redacción definitiva de “El caso Wagner”

7 de septiembre: envío del manuscrito de “Crepúsculo de los ídolos” a imprenta. Carta a su editor: «Se trata de un escrito que en lo que respecta a su formato debe ser en todo hermano gemelo de “El caso Wagner”. Su título es “Ociosidad de un psicólogo” [más tarde “Crepúsculo de los ídolos”]. Me es necesario publicarlo ahora porque probablemente a finales del año próximo tendremos que proceder a imprimir mi obra capital, la Transvaloración de los valores. Dado que ésta tiene un carácter muy riguroso y serio, no puedo lanzar después de ella ninguna cosa jovial y amena. Por otro lado, tiene que quedar un espacio de tiempo entre mi última publicación y aquella obra seria. Tampoco me gustaría que siguiera inmediatamente a la petulante farce [farsa] contra Wagner».

14 de septiembre, carta a Paul Deussen: «En último término estos dos escritos [“El caso Wagner” y “Ociosidad de un psicólogo”] no son más que simples recreaciones en medio de una tarea desmesuradamente grave y decisiva, la cual, si es comprendida, escindirá la historia de la humanidad en dos mitades. El sentido de esa tarea se dice en cinco palabras: Transvaloración de todos los valores...». A Franz Overbeck: «Semejante empresa [el primer libro de la Transvaloración: “El Anticristo”] hace necesarias, incluso desde el punto de vista de la higiene, pausas y distracciones profundas. Una de ellas te llegará dentro de unos diez días: se llama “El caso Wagner. Un problema para músicos”. Es una declaración de guerra sin cuartel -mi editor me anuncia que desde hace un par de semanas (desde que apareció el primer anuncio en el Bucherhändler-Blatt) han llegado tantos encargos que puede considerarse agotada la edición de mil ejemplares. [Escrito al margen: Presuponiendo que los ejemplares pedidos no echen luego a andar como los cangrejos: todos ellos están encargados condicionalmente]».

16 de septiembre: publicación de “El caso Wagner”.

27 de septiembre, carta a Peter Gast: «Una curiosidad que Gersdorff me ha comunicado y que me ha edificado mucho: Gersdorff ha sido testigo de una furiosa explosión de rabia de Wagner contra Bizet, cuando Minnie Hauck estaba en Nápoles cantando “Carmen”. Sobre esta base de que Wagner tomó partido también en esto, mi malicia en cierto lugar capital será advertida con mucha mayor agudeza. Por lo demás, Gersdorff me pone en guardia con toda seriedad contra las wagnerianas. También el nuevo título, “Crepúsculo de los ídolos” será entendido a esa luz,- por lo tanto, una malicia más contra Wagner...».

30 de septiembre: termina el manuscrito de “El Anticristo”.

25 de octubre: Richard Pohl publica en Musikalisches Wochenblatt, del editor de Nietzsche, Fritzsch:“El caso Nietzsche. Un problema Psicológico”

6 de noviembre: envío del manuscrito de “Ecce homo” a la imprenta.

7 de noviembre:Nietzsche da las gracias Spitteler por su recensión en Der Bund. Influido por éste, ordena a su editor enviar un ejemplar de “El caso Wagner” a Widmann, a pesar de los ataques a Brahms que contiene.

8 de noviembre: Carl Spitteler en Der Bund: “El caso Wagner. Un problema para amantes de la música, de F. N.”

19 de noviembre, carta a Carl Spitteler: «El hecho de que me refiera a mi “conversión” a “Carmen” es naturalmente... otra maldad más por mi parte. Conozco la envidia, los accesos de ira de Wagner por el éxito de “Carmen”».

20 y 21 de noviembreDer Bund, “El desvío nietzscheano de Wagner” de Widmann.

Segunda mitad de noviembre: se publica en Kunstwart la recensión de P. Gast con un comentario de Avenarius.

10 de diciembre: carta a Peter Gast felicitándole por su recensión de “El caso Wagner” en la revista Kunstwart; su editor, Ferdinand Avenarius (hijo de la hermanastra de Richard Wagner) añade un comentario sobre la repentina conversión de Nietzsche. Tres cartas a Avenarius: «Desde hace diez años lucho contra la corrupción de Bayreuth». Además, le indica citas de sus obras en las que critica a Wagner (origen de “NcW”); en la última, le pide que reproduzca sus dos cartas anteriores en la revista.

11 de diciembre, carta a Spitteler: «Quiero hacerle hoy una proposición a la que le ruego encarecidamente que no se niegue. Mi lucha contra Wagner ha fracasado hasta ahora absurdamente porque nadie conoce mis escritos: de modo que el “cambio de sensibilidad”, como se expresa Avenarius, por ejemplo, pasa por ser algo sucedido al tiempo, más o menos, que “El caso Wagner”. De hecho, llevo luchando ya 10 años. El propio Wagner era quien mejor lo sabía-: no he enunciado en “El caso Wagner” ninguna proposición general, de orden psicológico o estrictamente estético, que no haya expuesto ya con la mayor gravedad en mis escritos anteriores. Bajo estas circunstancias, para avivar la cuestión al máximo y llevarla hasta la guerra, quiero ahora publicar otro escrito de la misma presentación y amplitud que “El caso Wagner”, que se componga sólo de ocho trozos grandes y cuidadosamente elegidos entre mis obras, bajo el título: “Nietzsche contra Wagner. Documentos sacados de las obras de Nietzsche”. Estimado señor, usted es el que ha de publicarlo y escribir un largo prólogo que sea una auténtica declaración de guerra».

12 de diciembre, carta a Spitteler: «Esta noche se me ocurrió una objeción de la que no me libro ahora, de día. Tras una publicación como la que propuse ayer, se me supondría a mí como promotor en cualquier caso -hay cosas demasiado privadas en los lugares que habrían de imprimirse». Spitteler se negó a participar y en 1908 escribió al respecto en “Mis relaciones con Nietzsche”.

15 de diciembre: envía a Naumann el manuscrito de «Nietzsche contra Wagner; documentos de un psicólogo». Aplaza la publicación de “Ecce homo”.

16 de diciembre, carta a Gast: «Ayer envié a C. G. Naumann un manuscrito que hay que publicar inmediatamente, por tanto, antes que «Ecce homo». No encuentro traductor para «Ecce»: así que aún debo retrasar la impresión unos meses. A fin de cuentas, no corre prisa. — Lo nuevo le va a gustar —usted también aparece— ¡y cómo! Se titula Nietzsche contra Wagner. Documentos de un psicólogo. Se trata esencialmente de una caracterización de antípodas, en la que he empleado una serie de pasajes de mis escritos anteriores y de ese modo he dado una contrapartida muy seria al «Caso Wagner». Ello no es óbice para que los alemanes sean tratados en ella con maldad española —el escrito (unos tres pliegos) es extremadamente antialemán». (...) Este nuevo escrito será quizá muy leído, debido a la curiosidad que ha suscitado el «Caso Wagner» —y como ahora no escribo una palabra en la que yo no me muestre a la luz por completo, esta antítesis-de-psicólogo es ya, en definitiva, el camino para entenderme — la gran vía...»

22 de diciembre, carta a Peter Gast: «No imprimiremos el escrito “Nietzsche contra Wagner”. El “Ecce” contiene todo lo esencial también sobre ese asunto». Recibe dos pliegos de “NcW”.

27 de diciembre: propone a C. Fuchs y a P. Gast publicar “El caso Nietzsche; por P. Gast y C. Fuchs (observaciones marginales de dos músicos). Carta a Carl Fuchs: «Lo que digo sobre Bizet no ha de tomarlo usted en serio; tal como yo soy, Bizet no merece mi atención ni una enter mil veces. Pero, como antítesis irónica contra Wagner, funciona extraordinariamente; hubiera sido una falta de gusto sin precedentes si hubiera partido de una alabanza a Beethoven».

Esbozos: «Transvaloración de todos los valores» en ocasiones con títulos cambiantes como: «La voluntad de poder», «La inocencia del devenir», «Mediodía y eternidad». Ultimo esbozo: «Promemoria» (manifiesto político contra Bismarck y la dinastía Hohenzollern).

1889

2 de enero, carta a su editor comunicándole que no debe publicar “NcW”.

3 de enero: tiene lugar el colapso de Nietzsche. Enviará cartas hasta el día 6, tres a Cosima Wagner («A la princesa Ariadna, mi amada.») , en las que NO figura “Ariadna, ich liebe dich” (Ariadna, te amo).

5 de enero, carta a Burckhardt: «Wilhelm, Bismarck y todos los antisemitas, suprimidos. (...) El resto para la señora Cosima... Ariadna... de vez en cuando se hace la magia».

20 de enero, carta de Overbeck a Gast: «la exposición [en “NcW”] se hace a veces un tanto delicuescente, hasta el punto de que yo al menos no me puedo sustraer a la sospecha de que a Nietzsche ya le faltaron en ello las fuerzas; y el que esos apuntes provengan todos de “escritos anteriores” de Nietzsche, es cosa que, debido a trozos como el de la p. 15 y s., [«Adónde pertenece Wagner»] no puede aceptarse estrictamente».

27 de marzo, ya ingresado en el manicomio de Jena: «Mi mujer Cosima Wagner me ha traído aquí».